miércoles, 26 de marzo de 2014

El líder con corazón

Liderar personas en equipos comerciales va mucho más allá de gestionarlas para obtener de ellas el mayor rendimiento posible. Es algo que trasciende los meros resultados económicos, para convertirse en un trabajo constante en el que debe generarse una relación de confianza mutua, y en el que la demostración de sensibilidad tiene una importancia notable.


Sí, vale; soy Director Comercial, y mi principal cometido es el de conseguir los objetivos de ventas que me han asignado en México. Por ello me miden y me pagan. Y para ello, cuento con un equipo comercial que se encarga de cerrar los contratos con nuestros clientes. Por tanto, es obvio decir que sin los comerciales no habría ventas...

En consecuencia, la relación con mi equipo es permanente; motivar, reorientar, empujar, convencer, persuadir, argumentar, formar, entender, comunicar, decidir, apoyar, ..., son acciones que realizo diariamente con todos y cada uno de los integrantes del equipo comercial.

Hace ya tiempo me he dado cuenta de que el auténtico liderazgo, y el ser aceptado como tal, no tiene nada que ver con el tener una determinada posición jerárquica dentro de una compañía. Los cargos de responsabilidad en ventas en los que se gestiona un equipo de colaboradores, pueden quedar muy bien sobre el papel, pero de nada sirven si no somos capaces de generar relaciones que vinculen y comprometan a nuestro equipo humano.

Y ello no se conseguirá nunca desde la distancia, la imposición de directrices, el 'ordeno y mando', y especialmente desde la falta de sensibilidad que lo único que logra es marcar distancias con las personas. Como gestores de personas, si dejamos de lado el aspecto humano en nuestro contacto permanente con las personas que forman parte de nuestro equipo, tendremos un problema que aflorará tarde o temprano.

Porque las personas somos eso: personas; y como tal queremos que nos traten. Por supuesto desde la seriedad y la profesionalidad, sin olvidar que nos miden por objetivos cuantitativos, pero siempre teniendo en cuenta el aspecto emocional de las relaciones con las personas que 'dependen' de nosotros, y que en definitiva tendrán una importancia fundamental en el rendimiento futuro de nuestro equipo comercial.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir en tus redes.

Hasta mañana.

Fuente imagen CC: | yankara |


1 comentario:

Rodrigo Louvre dijo...

Hola Miguel Angel: Comparto tu entrada "de PE a PA" y me ha encantado el título, que resume el contenido habilmente y me identifica con él y con la idea central del liderazgo facilitador,colaborador, accesible,inspirador e implicado (en lo básico) emocionalmente con los miembros de sus equipos.Ahí debe de estar el ADN de los objetivos comerciales. Un saludo y enhorabuena.