lunes, 10 de febrero de 2014

¿Quién tiene que ser atractivo: tu CV o tú?

Sobran los artículos en Internet que hablan sobre modelos de CV's basados en nuevos formatos audiovisuales, y que supuestamente los hacen mucho más atractivos. De ello, ¿se infiere que la candidatura que hay detrás es más 'atractiva', o simplemente destaca más?.


Aunque no soy muy amigo del modelo basado en el CV tradicional, ya que limita la expresión de nuestras capacidades reales y potenciales, y únicamente se basa en plasmar en unas pocas líneas nuestra trayectoria laboral (aunque sin poder profundizar en nuestros logros), no deja de ser una herramienta muy viva que los reclutadores siguen usando como mecanismo principal. Otra cosa es que existan algunos que poco a poco empiezan a analizar con más detalle el perfil profesional de los candidatos potenciales, ampliando su alcance al rastro digital que dichos candidatos hayan podido dejar en los distintos medios sociales. Empieza a existir poco a poco una nueva realidad para el CV y nuevas tendencias que marcarán su futuro inmediato.

Esa evolución debería dibujar un camino que haga posible un nuevo modelo de CV basado realmente en el 2.0, y que vaya mucho más allá de todos esos CV's gráficos que empiezan a inundar el mercado. Esos nuevos formatos aprovechan las capacidades multimedia que nos proporciona la Red, y especialmente su bajo coste (en la mayoría de las ocasiones, nulo). Por ello, se convierten en una alternativa (relativamente) eficaz para aquellos candidatos que quieren incorporar una diferencia en su CV actual, y hacerlo destacar frente al resto.

Desde ese punto de vista de diferenciación, no veo ningún problema a que los candidatos traten de 'alejarse' del resto de su 'competencia' y puedan llegar a llamar la atención de los posibles reclutadores. Cualquier acción en este sentido puede ser buena. Eso sí, no creo que todos esos nuevos modelos gráficos vayan a valer para cualquier tipo de perfil profesional; por ejemplo, asocio más bien esos CV's a ciertas profesiones donde la creatividad e incluso la tecnología son la base.

Ahora bien, recordemos que un CV (da igual que sea uno tradicional o basado en nuevas tecnologías) no deja de ser algo mediante el cual un reclutador 'necesita' encontrar un resumen acerca de lo que (supuestamente) aporta un determinado candidato (o más bien, si cubre el perfil de la vacante demandada). Un CV 'novedoso' en el que el contenido se recalque mediante un 'continente atractivo', sin duda alguna puede llamar la atención. Pero sin olvidar que, independientemente del formato, el CV es simplemente un mecanismo que, actualmente, es prioritario para la mayoría de los reclutadores (al menos los 'tradicionales'), para poder hacer la criba inicial. Lo que importa realmente no es tanto la forma final que le demos a nuestro CV, sino lo atractivo e influyentes que podemos ser cada uno de nosotros. Una vez que esto se convierte en una realidad, tenemos a nuestra disposición distintas vías basadas no sólo en la Red sino también en el mundo real, para poder comunicar eficientemente nuestras capacidades. Si no cerramos ese ciclo, un CV no nos hará más atractivos e interesantes de lo que seamos realmente.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir en tus redes.

Hasta mañana.

Fuente imagen CC: Armando Aguayo Rivera


2 comentarios:

Gorka Goikoetxea dijo...

Trata de alejarte de aquella empresa que te pida un CV en papel. ¿Para qué trabajar en una empresa que va a desaparecer en pocos años?

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Gorka, gracias por tu comentario. Hombre, yo no me arriesgaría a decir eso mismo; una cosa es que nunca haya tenido una buena opinión del CV, ya que no me siento nada cómodo con 'algo' que me limita y no potencia mis capacidades, sino que las reduce casi a la mínima expresión, y otra bien distinta es no ser consciente de que el CV sigue siendo utilizado como medio preferente por parte de los reclutadores para poder filtrar aquellos candidatos digamos, 'válidos'...

Además, el horno no está para bollos, y no creo que haya nadie que juzgue (y menos que llegue a rechazar una oferta) a una empresa simplemente por los mecanismos que usa para reclutar...