viernes, 18 de octubre de 2013

¿Cuál es el radio de acción de un candidato en su búsqueda de empleo?

Lamentablemente, el modo en que se ha buscado tradicionalmente empleo durante muchos años y que aún tiene una gran vigencia, limita enormemente las posibilidades que tienen los candidatos para conseguir diferenciarse y obtener el trabajo que desean. Entonces, ¿qué pueden hacer los candidatos?.

Radio de acción de los candidatos en búsqueda de empleo
Fuente CC: Sento

En las formaciones que imparto sobre marca personal y empleo 2.0 cada vez tengo más claro que las personas en búsqueda activa de empleo, a pesar de realizar enormes esfuerzos para encontrar trabajo lo antes posible, se ven claramente frustradas ya que su 'trabajo de búsqueda' se limita (o por lo menos eso es lo que creen) a tratar de localizar ofertas y de inscribirse a ellas, sintiendo que poco más pueden hacer en el proceso.

hasta cierto punto tienen razón. La tradicional búsqueda de empleo que se viene dando ya desde hace unos cuantos años, y que ha funcionado razonablemente bien tanto para reclutadores como para candidatos, ahora en tiempos de crisis se comprueba claramente que no está generando los resultados deseados, especialmente para los candidatos que no logran su propósito de reincorporarse al mercado laboral a pesar de sus esfuerzos. Porque aunque la balanza de poder siempre ha estado inclinada del lado de los reclutadores (lógico, puesto que son ellos los que inician el proceso de selección y los que deben decidir cuál es el mejor candidato disponible), ahora mucho más, ya que cuentan con miles de personas optando para las escasas vacantes disponibles. Por tanto, el candidato se encuentra 'a merced' de los reclutadores, ya que cuenta con un radio de acción muy limitado para posicionarse como un profesional de referencia y hacérselo saber al reclutador.

Y llegado el ansiado momento en el que el candidato logra incorporarse en un proceso de selección y que en unas pocas entrevistas debe demostrar su afinidad al puesto ofertado, sigue sintiéndose como la 'rueda pequeña' que forma parte de un engranaje complejo que le mueve a su antojo.

Ahora bien, considero que el candidato puede (debe) tomar una parte mucho más proactiva en su búsqueda de empleo, a pesar de las claras ineficiencias que tienen los procesos de selección actuales. Y puede hacerlo gracias al trabajo previo y constante en su propia marca personal, convirtiendo sus conocimientos en contenidos para posicionarse como un profesional especialista en su área. Esa proactividad es la que le permitirá difundir y proyectar su valía profesional, usando para ello los canales adecuados (sin olvidar el 2.0) en los que los reclutadores puedan encontrarse. Porque es precisamente en ese proyecto de difusión de sus valores y competencias, donde radica realmente su radio de acción, para maximizar sus oportunidades de encontrar un empleo en el futuro. Esa alternancia entre búsqueda tradicional e inversión en marca personal le otorga una diferencia con respecto al resto de candidatos, y que los reclutadores sin duda alguna valorarán en su justa medida.

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas difundir en tus redes sociales.

Hasta mañana.