jueves, 26 de septiembre de 2013

No confundamos la marca personal con el 2.0

No deberíamos confundir lo que significa realmente nuestra marca personal, con los canales de comunicación que podemos usar para proyectarla.

No confundir marca personal con 2.0
Fuente CC: Fotos_Gratis

Me explico. Veo necesario distinguir claramente el trabajo que realizamos sobre nuestra identidad profesional para definir lo que somos y queremos ser, del cómo queremos proyectarlo a nuestro entorno, es decir, de aquellos canales más eficaces donde podemos llegar a las audiencias que constituyen nuestro público objetivo.

Todo ello debe formar parte de un plan de marca personal trabajado previamente, y en el que hayamos ido paso a paso, estableciendo los cimientos sobre los que impulsaremos nuestra identidad profesional para hacerla evolucionar y generar con el tiempo las suficientes oportunidades profesionales.

Teniendo claros nuestros objetivos profesionales, hacia dónde nos gustaría encaminar nuestros pasos, cuáles son nuestras fortalezas y debilidades, los recursos con los que contamos, ..., la elección final de cuáles son aquellos canales donde deberíamos apostar, se vuelve mucho más fácil. Porque el 2.0 es simplemente una alternativa más, y que bajo mi punto de vista no deberíamos nunca escoger como canal único.

El mundo virtual no deja de ser una prolongación del mundo real en el que nos movemos en el día a día. Por ello, el 2.0 nunca será la panacea que vaya a solucionar nuestros problemas, ni nos hará más atractivos de lo que podamos ser en el mundo 'físico'. De hecho, incluso podría decir que podríamos prescindir del 2.0 y centrarnos exclusivamente en el 1.0, aunque ello indudablemente nos haría perder muchas de las posibilidades que nos ofrece la Red.

Los canales que finalmente vayas a usar, podrán ir variando con el paso del tiempo; es probable que con el tiempo vayan perdiendo eficacia algunos de los existentes, o que incluso acaben por desaparecer. Pero esto no será realmente ningún problema para ti, puesto que irás adaptando tu estrategia de comunicación según lo vayas necesitando. A pesar de la posible falta de continuidad futura de dichos canales, ten en cuenta que tu marca personal estará ahí siempre. Tus valores, creencias, competencias, habilidades, deseos, ..., son los que te definen como profesional, y que deberás difundir adecuadamente a través de los medios más idóneos en cada momento.

Hasta mañana.