miércoles, 31 de julio de 2013

¿Nos tiene esclavizado nuestro blog? (y II)

Hoy continuo con la entrada de ayer, en la que expongo las cuestiones que debemos tener en cuenta a la hora de mantener un blog, y que nos permitan convertirlo en un proyecto 'llevadero' que no se convierta en un tormento hasta tal punto que nos sintamos esclavizados.



Ser esclavos de nuestro blog
Fuente CC: Sebastià Giralt


  • El dejar de escribir temporalmente en un blog es algo muy humano y natural. Nadie puede exigir que un bloguero no descanse para tomarse unas merecidas vacaciones, especialmente cuando no le pagan por ese trabajo. Lo esencial bajo mi punto de vista es explicar las razones a los lectores del parón, y sobre todo avisar de la fecha de la vuelta. No vale un 'regresaré en breve', sino 'el 1 de Septiembre tendrás la siguiente entrada'. Nada que no hagamos en nuestro trabajo cuando dejamos un autorespondedor en el correo avisando de la fecha de nuestra vuelta. Si lo hacemos correctamente, el 'miedo' a perder lectores es irracional. Seguirán estando ahí, con las mismas ganas de seguir recibiendo información útil. Si no vuelven, probablemente sea porque nunca fueron tus lectores; por tanto, ¿de qué preocuparse?.
  • Es perfectamente posible mantener un blog y alcanzar éxito. A cualquier bloguero le surgen dudas sobre el esfuerzo que está realizando vs el beneficio que obtiene. Es natural pensar esto. Para ello, es preciso entender que siempre habrá (especialmente al principio), un desfase entre el esfuerzo que hacemos (que se produce desde el primer momento y se mantiene siempre) y lo que obtenemos a cambio (que tarda tiempo en llegar). En este punto, adquiere una importancia crítica la motivación que encontremos para seguir. Y una buena forma de automotivarse es la de fijarse referentes que tengan éxito. Porque, si los demás pueden ¿por qué tú no?.
  • Los suscriptores crecen muy lentamente, lo que importa es que ese crecimiento sea orgánico y que se produzca de forma natural. La casa no se empieza por el tejado. Y los cimientos del edificio, en términos de un blog, son sus contenidos. Si estos no existen, ¿para qué van a volver, y sobre todo suscribirse?.
  • El objetivo planteado para el blog, es la cuestión más importante. Lo demás es irrelevante, si no nos hemos planteado una meta. Sin ésta, la motivación acabará desapareciendo.

Crear contenidos en un blog con el objetivo de posicionar nuestra marca personal como referente en un área profesional determinada, tiene que ser divertido, y en absoluto debe convertirse en un suplicio que nos consuma nuestras energías finitas. Si así fuera, quizás haya que plantearse la idea de seguir, para así poder dedicarse a otras cosas por las que se sienta mayor pasión. En cualquier caso, si decides seguir porque es lo que te gusta, ¡enhorabuena y suerte!.

Hasta mañana.


2 comentarios:

Paloma Reino dijo...

Lo de pausar la publicación no me parece buena idea si nos importa alcanzar visibilidad en los motores de búsqueda. Mejor opción me parece, programar los artículos y tener artículos de invitado.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Paloma. Sin duda tienes razón, gracias por aportarnos esas ideas adicionales. Programar los artículos es una opción que usamos 'todos' los blogueros de una forma u otra, aunque si prevemos tomarnos unas vacaciones, el llenar estas fechas nos obliga a trabajar adicionalmente antes para poder programarlos convenientemente.