miércoles, 10 de julio de 2013

Lo que genera tanta negatividad

Probablemente lleves mucho tiempo en el paro; quizás estás haciendo todo lo posible para reincorporarte al mercado laboral, y aportar así a tu futuro empleador un gran valor como profesional. Llega un momento donde la necesidad es imperiosa y se convierte en urgencia, y tras esto quizás llegue la desesperación. Te comprendo perfectamente, no eres el único que ha pasado por esta situación. Ahora bien, si eso te hace difundir a tu alrededor una buena dosis de negatividad, te recomiendo encarecidamente que hagas lo posible por controlarlo. Sé que es difícil, pero necesario.

Botella medio llena o medio vacía. Negatividad
Fuente CC: José Antonio Serra

Sobre esto escribí en 'los trolls del empleo'; en las últimas semanas he podido comprobar nuevos casos de negatividad extrema, tanto en los grupos donde participo en LinkedIn, como en las formaciones que he impartido. Afortunadamente, se trata siempre de contadas excepciones.

Por lo general se trata de personas en búsqueda activa de empleo que comprueban cómo son rechazados repetidamente, lo que les hace quejarse constantemente de su situación, contagiando (no puedo pensar que lo hagan inconscientemente) al resto de un pesimismo nada bueno. Personalmente, considero que el 'pensamiento positivo' es un mecanismo muy bueno que mejora no sólo nuestra salud mental sino los resultados que podemos conseguir. No se trata tanto de pensar que enfocar nuestra energía en los pensamientos correctos, hará que nos lluevan las oportunidades (al estilo de lo que se dice en el libro 'El Secreto'). Yo lo planteo justo desde la otra perspectiva: ¿qué ganamos siendo negativos?. Pase que todos podamos tener malos momentos, y que necesitemos desahogarnos. Es muy humano el hacerlo. El problema es cuando esa actitud se convierte en un hábito.

Encontrar empleo pasa por conseguir un momento de atención de los reclutadores (su bien más escaso, ante tanta sobresaturación de CV's válidos), y luego (si llega el caso) convencerles de que somos la mejor alternativa disponible. Apelando al sentido común, ¿alguien cree que un reclutador tendrá en cuenta (no digo ya contratar) a alguien que expresa a diestro y siniestro una negatividad extrema?.

Yo no lo haría. Porque a mi alrededor quiero crear un contexto que me permita construir, no destruir, y para eso la gente de la que me rodeo importa mucho. Y repito, no hablo de personas que tienen un momento de debilidad y expresan su frustración. Hablo de personas tóxicas que permanentemente acosan a los demás con su mala situación, dando la impresión de pretender que los demás deben pasar por el mismo mal trago. Es decir, dan la sensación de pretender realizar un contagio consciente de negatividad.

Y eso no lo podemos permitir, porque lo que queremos todos es un futuro lleno de oportunidades, lo que obliga a pensar lo más positivamente posible. Porque nuestras palabras no dejan de ser la expresión de nuestros pensamientos.

Si te ha gustado esta entrada, te pido que la difundas en los marcadores sociales de arriba. Gracias.

Hasta mañana.


6 comentarios:

Isabel COLMENAREJO DEL VALLE dijo...

Buenas tardes Miguel,me parece muy bueno el post, realmente estamos un momento bastante complicado para encontrar trabajo. Pero llevas razón, la positividad es lo más importante en estos momentos y sacar toda la fuerza y no desistir.Teniendo en cuenta que la mente es el elmento más fuerte del cuerpo humano. Soy de la opinión que si pensamos y decimos que lo vamos a conseguir se consigue.No podemos dejar que nos envuelvan las negatividades que se escuchan diariamente. Muchas gracias por tu post. Que pases buen día y un saludo


Gustavo Higueras Nieto dijo...

¡¡Hola Miguel Ángel!! Estoy de acuerdo contigo ¿Sabes cómo son las orejeras de los mulos? Esos artilugios que limitan la visión de estos animales para que no se asusten, pues me "he puesto" unos para no ver esa negatividad. Saludos, por cierto, esta mañana me ha preocupado no ver tu post, ahora mejor.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Isabel, gracias por dejarnos tu comentario. Estoy de acuerdo contigo. Lamento decirlo de forma tan directa, pero un reclutador no contrata por pena, sino al candidato idóneo para un determinado puesto, y la forma como comunica a su alrededor, tiene mucha importancia.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Gustavo. Menudo ejemplo has puesto! 8:) Pero muy ilustrativo.

Gracias por tu comentario y por preocuparte. Un abrazo.

Angel Berniz dijo...

Hola Miguel Angel, fantástico post, estoy 100% de acuerdo contigo. La clave/receta para salir adelante es llenarnos de optimismo.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Ángel, todo un placer verte por aquí. Opino como tú; un optimismo consciente, racional y realista, nos ayudará sin duda alguna 8:)