domingo, 7 de julio de 2013

El anonimato en la Red

Hay numerosas personas que, a pesar (o debido a) la exposición existente en la Red, deciden cobijarse bajo el anonimato, por lo que pueden moverse a sus anchas por la Web 2.0 sin ser reconocidos. Ahora bien, ¿qué consecuencias puede traer esto?.

Anonimato en la Red
Fuente CC: Pimkie

A menudo me pregunto cuáles son las razones que llevan a una persona a no hacer público el perfil desde el que se relacionan en la Red. De hecho no lo llego a entender, aunque obviamente lo respeto. Tras pensarlo, me da que hay dos tipos de casos:

  • Los que, conscientemente, no quieren ser reconocidos. Bien por actuar como 'trolls', porque actualmente están trabajando y no quieren ser vistos usando las redes profesionales, o incluso por vergüenza (lo que les empuja a hacer comentarios sin posibilidad de ser identificados).
  • Los que lo hacen por desconocimiento. Esto, dicho así, puede resultar un poco raro, pero ocurre. Aquí tengo identificados dos casos que hablan de un cierto 'anonimato':

    • Su perfil está 'vacío'. Esto lo veo con cierta frecuencia en el blog; siempre suelo mirar el perfil de las personas que me dejan un comentario, y no es rara la ocasión en que pinchando en su nombre, su perfil no dice absolutamente nada. Y esto es una forma de anonimato.
    • Tienen una escasa o nula participación en la Red. A pesar de que puedan tener un perfil abierto, son meros observadores de lo que ocurre a su alrededor (hablo de Internet), por lo que la visibilidad que generan sobre sí es casi inexistente. Lógicamente, no discrepo de esta actitud. Simplemente que puede resultar chocante tener presencia en, por ejemplo, LinkedIn, usándolo como un mero escaparate en el que se expone el CV. Si lo que se quiere es generar oportunidades profesionales, lo lógico es relacionarse con las personas adecuadas y en los grupos necesarios, para llegar a ser reconocidas.

Porque el anonimato, en cualquiera de las acepciones anteriores, es justamente lo contrario de la marca personal. El que sea consciente de que quiere no ser reconocido, muy bien. Ahora, el que quiera llegar a ser identificado, dejando un registro de su actividad en la Red, para ser identificado y tenido en cuenta en la generación de oportunidades profesionales, debería tener en cuenta cómo está interactuando.

Hasta mañana.


6 comentarios:

Sonia Pascual dijo...

Hola Miguel Ángel:
Soy enfermera y actualmente doy un curso de Nuevas Tecnologías para enfermeras. Los perfiles anónimos, los falsos y la reputación digital, son conceptos sobre los que surgen siempre dudas. Tu entrada me resulta útil para responder algunas de estas cuestiones. Solicito tu permiso para usarla, aunque en alguna otra ocasión ya me has resultado práctico y uso alguno de tus contenidos para documentar mi curso (constas en mis referencias y suelo recomendarte a ti y a otros perfiles sociales que,a mi juicio, aportais claridad).
Respecto a este tema y en mi humilde experiencia y opinión, te diré que hay mucha ignorancia, poca lectura, menos ganas de informarse y todo junto genera preciosas leyendas urbanas. Eso, además de la falta de un objetivo claro crea mucho miedo y "estar por estar"
No obstante, tambien es de respetar. Cada uno lleva su ritmo y velocidad de aprendizaje. Yo misma, estoy en ello y soy consciente de que cometo errores. Mientras pueda resolverles, me doy por datisfecha. Pero casi todo es "ensayo-error" .
Un saludo

Paloma Reino dijo...

Ves, Miguel Ángel, para Sonia tambien eres un referente. Me mola tu blog.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Sonia, gracias por tus palabras. Por supuesto tienes mi permiso.

Nadie puede saber todo de todo. Es lógico que vayamos aprendiendo, especialmente en esto de la Web 2.0 que va tan rápido y que es tan relativamente 'reciente'.

Anónimo dijo...

Hola Miguel Ángel
¿El anonimato no puede ser una elección consciente? Es decir, a mi me interesan una serie de blogs, entre los que se cuenta el tuyo, por supuesto :), que leo, sigo, en los que comento y debato pero por otras consideraciones no estoy interesado en que mis perfiles sean visibles, aún a costa de perder algo de "marca personal", (no es mi objetivo en estos casos), mi objetivo es intercambiar pareceres. Es algo paradójico pero he elegido mantenerme de este modo porque considero que es una forma de debatir sin introducir sesgos hacia mis opiniones que puedan producir mis perfiles en la red, y creo que es una forma de manifestar o debatir más objetiva, más limpia (aunque suene, como comentaba arriba, paradójico.
Entiendo perfectamente que la participación en los debates, con un usuario direccionado a un blog o a un perfil profesional puede ayudarte a posicionarte mejor, pero ni cuento con un blog (supongo que el estar visible te puede hacer llegar algo de tráfico al opinar en otros blogs, como llegué yo aquí sin ir mas lejos.
Perdón por el rollo, pero resumiendo, creo que el anonimato solo es una mala opción si tu objetivo es ir adquiriendo cierta notoriedad y mejorar el posicionamiento de tu marca personal.
MAD

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola 'Anónimo (MAD)'. Me encanta tu comentario. Y simplemente porque lo tienes claro.

Me explico. El anonimato, como la mayoría de las cosas, es una opción, y yo no podré estar nunca en contra de la decisión consciente que hayan tomado otros cuando tienen varias alternativas.

Lo importante es tener un motivo, y tú lo tienes. Perfecto. Si no quieres aparecer en redes por la razón que sea, me parece genial.

Lo que no entiendo (no lo combato, simplemente reflexiono sobre ello) es el anonimato 'inconsciente', especialmente provocado por aquel basado en el desconocimiento de lo que se está haciendo. Es precisamente aquí donde trato de concienciar, sobre todo a aquellos que tratan de dejar una huella digital que hable a su favor.

Vuelve cuando quieras.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Por cierto, 'Anónimo (MAD)', el único riesgo que puedes correr apareciendo bajo 'anónimo', es que en algún momento pueda eliminar algún comentario tuyo por equivocación.

No te imaginas la cantidad de spam que recibo en este blog, y todo ello aparece bajo 'anónimo', con lo cual algún día le doy a eliminar de forma ya casi mecánica, aunque seré cuidadoso.