domingo, 17 de marzo de 2013

¿WhatsApp de pago?. ¡Qué vergúenza!

Los rumores acerca de que esta aplicación de mensajería instantánea empieza a cobrar por su uso son ciertos, de hecho tengo algún conocido que ya ha pagado. En esta entrada, aprovechando la noticia, hablaré del modelo de negocio basado en 'lo gratis', y sus similitudes con la generación de ingresos mediante la marca personal.


Fuente CC: Chesi - Fotos CC
Antes de nada discúlpame por el sarcasmo que uso en el título de esta entrada. Nada más lejos de la realidad, me parece que WhatsApp ha hecho un movimiento no sólo inteligente, sino absolutamente necesario y lógico.

Sin embargo, veo que existen personas que se muestran absolutamente indignadas por esta situación, y que 'amenazan' con irse con otro 'proveedor' (gratuito, claro). De hecho, las aplicaciones competidoras está intentando sacar del asunto, algunas asegurando que serán gratis de 'por vida'.

¿Y por qué me parece un movimiento de lo más natural?. Déjame antes preguntarte, ¿crees que lo gratis puede ser 'eterno', y que los que lo ofrecen de esta manera, no tienen (o querrán tener) algún tipo de ingresos?. Para ponerlo en contexto, detrás del servicio de whatsupp hay personas trabajando, desarrollando un software, arreglando los fallos, traduciendo la plataforma a distintos idiomas, ... Todo ello conlleva que tienen que pagar salarios, invertir en infraestructura, oficinas, ... y además tener contentos a los inversores que seguramente habrán invertido dinero en su idea de negocio y que esperan un retorno ...

Y a cambio de todo ello nos quieren cobrar unos 80 céntimos al año... Guau... ¿A alguien le parece una cantidad exagerada?: mi operadora de telefonía me cobra 15 céntimos por cada sms que envío...

¿Y qué tiene que ver esto con el obtener ingresos mediante nuestra marca personal?. Pues mucho. Somos mayoría los que estamos trabajando en nuestra propia marca, realizando un esfuerzo importante para generar atención e ir forjando una reputación poco a poco, lo cual lleva tiempo. Y mientras tanto, ofrecemos todo (o buena parte) del trabajo de forma absolutamente gratuita. ¿Y por qué?. Porque es la estrategia a seguir, convencidos de que podemos entregar ahora valor a nuestros seguidores, y recibir en el futuro los ingresos económicos que compensen el esfuerzo realizado.

Aunque esto puede parecer obvio (mi experiencia es que no todo el mundo lo entiende), no lo es tanto. Realmente 'lo gratis' ha existido siempre, con diferentes modelos y bajo distintas perspectivas, pero probablemente ahora (con la proliferación de los medios digitales) es cuando está alcanzando su máximo apogeo. Y si no, que se lo digan a Google, que ofrece sus productos de forma absolutamente gratuita, aunque si bien es cierto que lo compensa sobradamente con los ingresos que obtiene por publicidad.

Porque 'lo gratis' funciona, aunque no deja de ser una apuesta arriesgada y que lleva tiempo el conseguir resultados. El dar ahora gratis para recibir en un futuro es una alternativa tan válida como cualquier otra, especialmente en los tiempos que vivimos donde la competencia es feroz y la oferta lucha por abrirse camino en un mercado cada día más atomizado.

Sin embargo, esta situación conlleva un riesgo, que cada día veo más palpable a mi alrededor, y es que acostumbrarse a lo gratis es muy sencillo, y cuando uno se acostumbra a recibir sin dar nada (o apenas nada) a cambio, lo llegamos a amortizar rápidamente, y creemos que esto tiene que ser así, y además que nadie lo puede cambiar. Y si algo deja de ser gratuito, algunos ponen el grito en el cielo mostrando su indignación.

Porque 'lo gratis' nunca es gratis, siento que te lleves ese desengaño, pero es así; no lo es ni para el que da ni para el que recibe. Aquel que ofrece siempre tiene gastos: sus conocimientos, su tiempo, incluso a veces su propio dinero; mientras que el que recibe, acabará pagando el servicio en la mayoría de las ocasiones (no siempre), de una forma u otra.

Por tanto, y llevando la reflexión a la marca personal, seamos conscientes de que lo gratis tiene un precio, aunque éste sea diferido en el tiempo.

Hasta mañana.


2 comentarios:

Encar Ferreiro dijo...

Hola Miguel Angel,

muy interesante el artículo y la analogía que haces.

Yo estoy francamente asombrada por la reacción de la gente ante la certeza de tener que pagar en breve menos de un euro al año por utilizar una aplicación de mensajería tan estupenda.. Es absolutamente irracional, teniendo en cuenta que no nos molesta pagar por ciertas cosas un precio desorbitado con respecto a lo que debería ser su coste real, pero pasar del gratis al pago, aunque éste sea ridículo, ufff, eso es tremendo en este país..En fin..

Como tú creo que es una estrategia inteligente y en diferentes ámbitos puede funcionar. Y como te comentaba, es perfecta la comparación con la elaboración de una marca personal, menudo trabajazo.. grátis!, pero con perspectivas de ser muy fructífero.

Un saludo!,

Encar

Miguel Angel Riesgo dijo...

Gracias Encar por tu comentario. Hace no demasiados años la mayoría de la gente trabajaba a cambio de un salario, y este 'intercambio' se daba ya desde el primer momento. Ahora este modelo cada día más está evolucionando, originando nuevas formas de trabajo, muchas de las cuales se basan en la creación de una marca personal que conlleva la entrega de servicios profesionales, muchos de los cuales se dan de forma gratuita en el comienzo, con la firme convicción de que la valía profesional se impondrá con el tiempo, y permitiendo de esta forma la monetización de dicha marca profesional.