viernes, 1 de marzo de 2013

Nos estamos equivocando con Linkedin


Y digo que nos estamos equivocando porque estamos desaprovechando las posibilidades reales que nos brinda una red social como LinkedIn; su foco eminentemente profesional nos permite trabajar nuestra red de contactos y promocionar nuestra marca, permitiendo operaciones de 'compra-venta' (encontrar empleo, 'vender' un puesto de trabajo, posicionar nuestra imagen, ...) como si de un marketplace se tratase; sin embargo, en la mayoría de las ocasiones se viene utilizando como si de un mero escaparate comercial se tratase, sin tener en cuenta la parte 'social' de la red.

Fuente CC: mainblanche
Y digo SOCIAL con mayúsculas, porque de eso se trata. No tiene absolutamente nada que ver con el negocio que tantos éxitos ha cosechado (y que aún lo sigue haciendo) de los clasificados on-line (portales de empleo, segunda mano, ...). En estos últimos se utiliza un espacio determinado y limitado para ofrecer un producto / servicio, y si a alguien le gusta lo que ve (si lo encuentra, claro), entra en contacto con el vendedor y ambos tratan de llegar a un acuerdo.

Este tipo de negociación 'rápida' no existe en una red social como LinkedIn, o por lo menos no habitualmente. Al contrario, las posibilidades que ofrece dicha red para desarrollar nuestra marca personal son enormes, y el posicionamiento correcto llega con el tiempo.

Durante el tiempo que llevo usando habitualmente LinkedIn, me he encontrado con numerosas malas prácticas que indican un desconocimiento de sus posibilidades reales:

  • Agrandar la red de contactos propia sin ningún criterio, anteponiendo la cantidad a la calidad.
  • Usar la red como un mero escaparate de promoción, con un posicionamiento absolutamente estático y sin generar ningún tipo de actividad adicional.
  • Abusar de la autopromoción de candidaturas en grupos, sin tener ninguna otra actividad.
  • Limitarse únicamente a postear contenido de terceros, sin ningún tipo de contenido propio. Aquí el debate está abierto: ¿generar contenido o limitarse a transmitir el de terceros?.
  • Restringir la actividad de los candidatos a buscar ofertas de empleo, como si de un portal de empleo se tratara.
  • Empresas que no participan ni gestionan grupos de debates propios, y usan la red exclusivamente para publicar ofertas de empleo o buscar perfiles en su Base de Datos, como si de un portal de empleo se tratara.
  • Perfiles incompletos de candidatos, especificando apenas la última experiencia. Ya que se está en esta red social (profesional) y los reclutadores buscan aquí, por lo menos tener el perfil incompleto. Mantengo siempre que mejor no estar que estar mal.
  • Personas que están inscritas a muchos grupos que no usan jamás (ni miran los debates ni participan en ellos). Entonces, ¿para que se inscriben?, ¿de qué les vale eso estar por estar?.
  • Para realizar spam (comunicaciones comerciales, ...) a contactos de la red, aprovechando la conexión recientemente realizada.
  • Personas que lanzan una noticia / debate, y que no responden a los comentarios que realizan otros.
  • Enviar o recibir una petición de contacto a/de un desconocido, sin personalización alguna, dejando el mensaje automático que proporciona LinkedIn.
  • Empresas que mantienen grupos que ya no se usan y ni siquiera admiten nuevos inscritos, por lo que dan una mala imagen.

Sin embargo, también digo que existen personas que están usando muy bien la herramienta, explotándola de forma óptima. Aunque de eso hablaré en una futura entrada.

Hasta mañana.