viernes, 17 de enero de 2014

El efecto novedad de las redes sociales

Hoy en día las redes sociales no suponen ya ninguna novedad, ya que se han incorporado plenamente en nuestra vida cotidiana, tanto para uso personal como profesional. Sin embargo, a pesar de los incrementos notables en el número de usuarios de redes profesionales como LinkedIn, este tipo de redes más específicas sí suponen una novedad para la mayoría de usuarios, ya que les 'obligan' a tener comportamientos de uso muy distintos al que pueden tener en las redes sociales generalistas y más lúdicas.

El efecto novedad en las redes sociales

Las redes sociales nacieron con un fin fundamentalmente social, con el objetivo de estrechar la comunicación entre amigos. Y eso supuso la ampliación de posibilidades que facilitaba un entorno digital, donde la inmediatez y la inexistencia de 'distancias' geográficas, hacían posible la comunicación fluida. Y todo ello ha supuesto, entre otras cosas, que esas redes sociales generalistas (como puede ser el caso de FB) hayan alcanzado un elevado grado de madurez en cuanto a usuarios registrados, tal y como dice este estudio de la IAB.

Ahora bien, no ocurre lo mismo en el caso de redes profesionales (p.e. LinkedIn), donde debido a su 'juventud', los porcentajes de crecimiento futuros aún son muy elevados. Además, se une el hecho del elevado desempleo existente en España, lo que origina que muchos usuarios se registren y usen esas redes para aumentar las posibilidades de encontrar el trabajo que desean.

Y es precisamente en esa forma de usar esas redes profesionales donde el efecto 'novedad' condiciona en gran medida los comportamientos y actitudes digitales de una gran parte de usuarios. Quiero decir con esto que el uso de una red profesional, aunque parezca obvio, poco tiene que ver con el que puede darse de una red social generalista. Cambian los motivos por los que estamos, el tipo de usuarios que se registran, el contenido que se intercambia, la forma de comunicarse y relacionarse con las personas, ...

Todo es diferente... Y esa 'novedad', tanto en su uso como en la falta de recorrido por parte de esas redes profesionales, hacen que muchos usuarios estén aún muy confundidos sobre el objeto de esas redes, y por lo tanto proyecten una imagen de marca distorsionada, y a menudo con resultados de los que creo que no son del todo conscientes.

Aún nos queda un largo recorrido para madurar nuestros comportamientos digitales en la Red 2.0. Siempre digo que la excesiva facilidad que nos proporcionan las redes sociales y profesionales, nos confunden al pensar que cualquier cosa es posible, que todo está a un golpe de click, cuando en realidad lo que realmente importa son las relaciones que podemos hacer y estrechar gracias a esos medios sociales.

Si te ha gustado esta entrada te agradezco que la puedas compartir en tus redes.

Hasta el lunes.

Fuente imagen CC: Manuel Martín Vicente


2 comentarios:

Gustavo Higueras Nieto dijo...

¡¡Muy buenos días Miguel Ángel!! Creo que el efecto novedad de LinkedIn está desapareciendo, de hecho, muchos de los que empezaron con fuerza han abandonado su actividad, no digo que no entren pero si he detectado que han dejado de participar y creo que que el motivo es la desilusión por no encontrar el trabajo que esperaban, o porque el resultado que LinkedIn "promete" en cuanto a la proyección de nuestra marca personal no da el resultado esperado, no se ¿Cómo lo ves? Saludos.

Alfonso Cerrato dijo...

Buenas tardes, en mi opinión el mayor error que cometemos (mea culpa), en una red social como Linkedin, es el de crear una estrategia, como nos dicen muchos foros, y artículos al respecto, teniendo claro el objetivo que perseguimos, en la actualidad encontrar un empleo.
Y también es cierto que las redes sociales no se deben improvisar, hay que comenzar ya, hoy mismo, no esperar a no tener empleo para tejer una supuesta red profesional que a menos que la cuidemos, compartamos, y sobre todo nos comuniquemos con ellos, no nos será de gran ayuda.

Un saludo Miguel Ángel.