miércoles, 27 de noviembre de 2013

¿Las empresas buscan alguien que destaque en la Red, o más bien todo lo contrario?

Las organizaciones que sean capaces de entender cómo la evolución digital está impactando en la sociedad entera y por supuesto en el mundo empresarial, velarán porque sus políticas de reclutamiento estén orientadas a la captación de aquel talento que disponga de unas sólidas competencias digitales. Porque esto construye, no destruye.

Empresas y perfiles digitales
Fuente CC: Angel Arcones

Cada día existen más personas conectadas a la Red: para conversar, compartir, enseñar, jugar, comunicar, buscar empleo, posicionar su marca personal, incrementar su red de contactos, ... Y todo ello sin apenas barreras de entrada, más allá de una mera conexión a Internet. Incluso, el coste económico no es ningún problema, ya que la mayoría de herramientas y canales son absolutamente gratuitos. Las posibilidades que nos brinda la Web 2.0, muchas de ellas aún por imaginar, hace que seamos muchos los que trabajamos conscientemente nuestra presencia digital en distintos medios sociales que nos acercan a los objetivos que nos hemos marcado, que son en definitiva el tener unas mejores perspectivas profesionales en el futuro. Por tanto, de alguna forma ya estamos 'destacando', mostrando y demostrando a los demás cuál es nuestra valía profesional, y posicionándonos como referentes en nuestra área de especialización.

Entonces, frente a esta realidad cada día más extendida, ¿de qué manera puede afectar a las compañías?, ¿les puede resultar interesante, o por otra parte les perjudica?, ¿quieren contratar a personas que tengan un buen posicionamiento en el entorno digital, o por otra parte a alguien que tenga un perfil completamente 'analógico'?.

Estas preguntas no tienen una fácil respuesta, puesto que los cambios que estamos viendo a nuestro alrededor, y propiciados por un desarrollo digital y tecnológico sin precedentes, está aún en un momento algo temprano en cuanto a su madurez. Quiero decir con esto que las empresas (y también las personas) están acogiendo esos cambios aún con ciertas resistencias, al no ser conscientes de las implicaciones que pueden conllevar. Digamos que todavía existen empresas que ven con recelo a las redes sociales, por no tener del todo claro hasta qué punto pueden generarles beneficios. Por ello, es bastante probable que muchas de ellas no verían con buenos ojos a las personas que tienen una alta exposición en la Red 2.0, Ahora bien, también habrá otras que sean conscientes de que disponer de empleados con 'sensibilidad' digital, puede ayudarles a mejorar su imagen de marca corporativa.

La idea central de esta cuestión no es tanto el tratar de intuir si las empresas buscan o no a personas con un perfil digital, sino sobre todo el reflexionar sobre el cómo la imparable evolución digital puede perjudicar seriamente a aquellas organizaciones 'miopes' que decidan pasar por alto la realidad existente y la tendencia futura. Yo lo tengo muy claro en este punto. En la historia del ser humano, cualquier cambio disruptivo que ha originado el desarrollo de nuevas tecnologías (pienso en lo que supuso el ferrocarril, la televisión, Internet, ...), ha supuesto siempre grandes resistencias a dichos cambios; a pesar de las ventajas indudables que traía su incorporación, siempre se ha producido un rechazo frontal, ya que obligaba a modificar los procesos y comportamientos existentes anteriormente. En esos momentos, siempre ha habido empresas que no han sabido adaptarse convenientemente a los cambios, luchando por mantener su 'status quo' anterior; sin embargo, muchas de ellas han acabado desapareciendo...

Si te ha gustado esta entrada, te agradezco que la puedas compartir en tus redes.

Hasta mañana.


12 comentarios:

Gustavo Higueras Nieto dijo...

¡¡Muy buenos días Miguel Ángel!! Llevo un tiempo reflexionando sobre esto y creo que actualmente, estar bien posicionado en la red perjudica más que beneficia; ayer leía un artículo de Eva Collado en la que,creo, daba en el clavo, todavía quedan en las empresas, muchos directivos que apuestan por contratar preferentemente personas que no destaquen en nada, no vaya ser que se les vea el plumero y opino que hasta que estos no desaparezcan, el cambio no se producirá. Saludos y muchas gracias.

Luis M. Camacho Martín dijo...

Una reflexión curiosa. Se entiende que un perfil público relevante muestra capacidad de comunicación y un vagaje profesional. Otra cosa son los complejos de quienes busquen personal para incorporar a sus empresas.

Mari Paz - Babyboomer 2.0 dijo...

Buenos días Miguel. Mi opinión, no está bien definida todavía, porque estamos en pleno proceso; sin embargo, pienso que cuando las empresas analógicas vean los buenos resultados que sin duda obtendrán las digitales, se apuntarán al carro, si es que aún sobreviven; pero las prisas no son buenas consejeras y tener un sobrino que sabe de FB y Twiter no es hacer un buen plan de marketing digital. Saludos

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Gustavo, me alegra volver a verte por aquí. Entonces, ¿qué hacemos?, ¿olvidamos nuestra presencia en RRSS y descartamos los beneficios que podemos obtener gracias a la Red 2.0?, ¿tratamos de pasar desapercibidos?, ¿basaremos nuestra presencia en la Web 2.0 en un perfil anónimo?, ...

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Mari Paz, gracias por tu comentario. Como bien dices, es una cuestión de tiempo.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Luis, gracias por tu comentario y bienvenido al blog. Me gusta mucho tu idea, separar lo que cada uno de nosotros puede conseguir mediante un adecuado posicionamiento en la Red 2.0, frente a lo que pueden interpretar los reclutadores.

Si coinciden ambas sería estupendo, pero a menudo eso no podrá ocurrir, por lo que deberemos decidir qué hacemos con nuestra identidad digital, y cómo la proyectamos.

Anónimo dijo...


Hola Miguel Ángel,
Muy acertado tu comentario por la valoración de las diferentes situaciones que se puedan dar. De todas formas, yo creo que lo normal es que los intereses en este caso de las empresas y de los perfiles que contraten, de momento, estarán alineados. Supongo que una empresa que valore su presencia en las redes, gestione correctamente su marca, quiera tener más trascendencia o posicionarse mejor intentará captar candidatos que puedan ayudar, en su día a día, a afianzar esta posición. Por supuesto no me refiero a personas que hagan de CM, sino a personas que tengan una presencia y reputación en las redes acordes a sus funciones o puestos de trabajo. Por supuesto esto es lo ideal, y te hace crecer como empresa, servirá para "digitalizar" o "evangelizar" al personal menos proclive, el trabajador estará más satisfecho...Si una persona de estas características entra en una empresa en la que no están por la labor, lo normal es que no esté cómodo, se sienta atado, y tienda a buscar otro trabajo.
Al contrario, si una persona que no está muy presente en las redes sociales entra en una empresa que lo que busca es un entorno de trabajo muy orientado al 2.0, bien en redes internas, bien potenciando la presencia de sus trabajadores en otras redes (caso que sería muy extraño porque una empresa de este tipo sí que tiende a valorar esas características en sus procesos), la situación que se daría sería similar, ni el trabajador ni la empresa estarían cómodos en esa situación.
Creo que todos tenemos claro que lo ideal es que las empresas que aún la tienen abandonen su actitud de rechazo hacia las redes, porque se pierden muchas cosas… y llegarán muy tarde cuando quieran llegar, al igual que las personas que no tienen claro el concepto de marca personal ni de la potencialidad que las redes tienen para buscar trabajo tendrán que “ponerse las pilas”, pero mientras llegamos a esta situación, desde los departamentos de selección creo que tenemos claro en qué empresas trabajamos y qué tipo de personas necesita la empresa, por lo que como siempre, habrá que moverse en cada proceso en los entornos óptimos para encontrar a estas personas, y casar sus intereses con los nuestros
Saludos
MAD

Gustavo Higueras Nieto dijo...

¡¡Que va, todo lo contrario!! Con más ganas, es la única manera de que aquellos(de momento)pocos que estén buscando un perfil más acorde a estos tiempos te puedan encontrar. Saludos.

JaimeSanabria dijo...

Opino que depende del perfil buscado será relevante o no que la presencia en la red sea destacable.
Es más, me aventuro a decir que tal y como está el tejido empresarial, da lo mismo, porque todavía esta cuestión no es importante, ni "se entiende".
Parafraseando a Gustavo en su primer comentario, Eva Collado, señala retóricamente si una empresa contrataría a alguien que tuviera más seguidores que la propia empresa.
Eso ocurre ya, pero mucho me temo que en la mayoría de procesos de selección estos aspectos no se miran, y se ciñen únicamente a lo clásico.
Personalmente, puestos a seleccionar, me daría igual si el candidato tiene un blog exitoso o no, o 500.000 seguidores en twitter, a mi lo que me preocupa es que me convenzas de que puedes solucionar mi problema y desarrollar el trabajo mejor que nadie. Pero sí utilizaría la red para conocer mejor al candidato.(Porque estoy en la red, si no...)
Por tanto, depende mucho de cómo es tu presencia en la red y de como la utilizas.
Sin duda el mayor beneficio que se obtiene bien utilizada, es conocer y que, conozcan lo que sabes hacer.
Y sabiendo como sabemos, que el 80% de las ofertas de empleo no se publican pues... ya me dirás.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola 'Anónimo (MAD)', gracias de nuevo por tu comentario siempre adecuado.

Estoy contigo en que es difícil generalizar, más bien imposible. Cada empresa recluta determinados perfiles profesionales según su cultura corporativa y acorde con sus políticas de reclutamiento. Además, los departamentos de RRHH no están todos alineados con la evolución digital y las posibilidades (y obligaciones) que posibilitan.

Por otra parte los candidatos también tienen distintas velocidades de incorporación al contexto digital, y aún muchas reticencias a incorporar los medios sociales en su búsqueda de empleo (y más allá del mero envío de su CV).

Miguel Angel Riesgo dijo...

Buenos días Gustavo. Sí, te entendí muy bien 8:) Hay que aprovechar cualquier oportunidad que pueda suponer un valor diferencial en la búsqueda de un empleo por parte de un candidato.

Miguel Angel Riesgo dijo...

Hola Jaime, gracias por tu comentario. Precisamente porque aún estamos en una fase aún no demasiado avanzada en el reclutamiento 2.0, todos aquellos que logren posicionarse 'digitalmente', tendrán un camino recorrido y mucha ventaja sobre los que han decidido no hacer nada.