viernes, 5 de julio de 2013

Cómo posicionar nuestra marca personal para hacerla atractiva a reclutadores

El vínculo entre candidatos y reclutadores está basado en una relación de amor-odio. Siempre ha existido una necesidad mutua, unos por conseguir empleo, y los otros para localizar el talento que necesitan sus compañías. A pesar de ello, el candidato ha sido tradicionalmente la rueda pequeña, que por lo general los reclutadores han movido dentro de una compleja maquinaria en la que se convierten en los verdaderos decisores en los procesos de selección. Por ello, el candidato ve necesario ahora más que nunca, encontrar mecanismos que le permitan destacar entre tanta 'competencia' para hacerse visibles a los reclutadores, y convertirse así en alternativas válidas.

Marca personal atractiva para reclutadores
Fuente CC: Alfredo Miguel Romero

Más allá de las estrategias tradicionales de búsqueda de empleo, basadas en el uso del CV como medio de unión entre oferta y demanda, existen otras estrategias que trabajan en la gestión de la marca personal, con el objetivo de generar oportunidades profesionales en el futuro.

De todas maneras, cualquier planteamiento exige hacer llegar nuestra propuesta de valor a los reclutadores adecuados, consiguiendo que sea lo suficientemente atractiva para que se sientan interesados, y de esta manera conseguir entrar en los procesos de selección que sean los adecuados a nuestro perfil profesional.

Conseguir ofrecer una propuesta atractiva a los reclutadores no es una tarea sencilla que se logre de la noche a la mañana, y por supuesto no existe una receta mágica ni atajos que nos hagan llegar antes. Pero esto ya lo sabes. Lo que sí existe es un decálogo de 'buenas prácticas', acciones que tenemos que llevar a cabo a lo largo de todo el proceso para maximizar nuestras posibilidades de éxito. Para ello, deberemos tener en cuenta algunos puntos esenciales:

  • Autoconocimiento. Sin este punto, el resto del proceso pierde sentido, puesto que es la base necesaria para poder ofrecer nuestra propuesta de valor futura. Es necesario profundizar en lo que hemos sido y somos actualmente, y especialmente cuál es el objetivo que nos planteamos para nuestro futuro profesional. De aquí saldrán nuestras fortalezas (la base de la propuesta final) y debilidades (aquellas que tendremos que corregir).
  • Difusión. Quizá tengas una propuesta que sea realmente atractiva, y que te convierte en el candidato ideal. Pero no basta con ello, no si no la proyectamos de la forma adecuada, de tal manera que sea visible para los reclutadores.
  • Relación. Los reclutadores están deseando tener acceso a los candidatos idóneos, para así cubrir las vacantes que demandan sus compañías. Para ello, la Red les ha abierto nuevas posibilidades para conocer en profundidad a aquellas personas potencialmente válidas. Por tanto, el candidato debe usar la Web 2.0 para localizar a los reclutadores necesarios, conectar con ellos y empezar a generar una relación basada en la confianza mutua. Porque esta es la base de cualquier posible contratación futura.

No es posible explicar todo en un post de 500 palabras. Por ello, te invito al taller gratuito 'Cómo posicionar nuestra marca personal para hacerla más atractiva a los reclutadores', en el que profundizaré sobre esta cuestión. Si quieres asistir, aquí tienes el detalle.

Hasta mañana.