domingo, 3 de marzo de 2013

Qué perdemos por no tener el CV actualizado


Por lo general, el CV suele tener una vida muy corta, dura tan sólo unos instantes en la bandeja de entrada del reclutador y, más importante aún, se suele usar sólo cuando tenemos necesidad de encontrar un empleo, lo que nos puede hacer perder incluso posibles oportunidades laborales.

Fuente CC: juhansonin
Es este momento, generalmente condicionado por la urgencia y la necesidad acuciante, que buscamos como locos el último CV que enviamos (quizá hace años, ¿dónde lo habré dejado?), o incluso nos planteamos hacerlo desde cero, con el trabajo engorroso que ello conlleva: acordarse de todas las empresas en las que hemos estado, las fechas exactas, resumir nuestras principales características como profesionales, ...

Y tras ello, después de haber preparado el mejor CV que hemos sido capaces de hacer, viene el trabajo de darnos de alta en los innumerables portales de empleo, que como requisito de entrada nos piden obligatoriamente el alta de nuestros datos y del CV entero; por supuesto, y aunque son muy parecidos, nos piden distintos formatos, que nos obligan a dedicar un tiempo precioso.

Además de ello, decidimos no sólo estar en portales de empleo, sino en todas aquellas herramientas que 'huelan' a trabajo (agregadores, redes sociales, páginas de empleo de empresas, ...).

Vamos, que el encontrar empleo se convierte en una auténtica proeza por el tiempo, dedicación y esfuerzo que hay que realizar. Y si a ello le sumamos la crisis en la que nos encontramos, pues apaga y vámonos...

Pero a lo que vamos, os cuento todo esto (y que ya sabéis), simplemente para lanzar un par de reflexiones asociadas a la actualización del CV cuando ya no queda más remedio:


Este segundo punto es especialmente preocupante, por lo que es necesario entenderlo antes; ¿por qué podemos dejar pasar de largo oportunidades profesionales?. Muy sencillo, ten en cuenta que los reclutadores, cuando necesitan cubrir una vacante, no sólo publican la oferta de empleo, sino que a menudo buscan de forma proactiva en las bases de datos a las que tienen acceso (portales de empleo, redes sociales, sus propios repositorios de CV's, ...).

Es por esta razón que, si una persona no tiene convenientemente actualizado su CV, es muy posible que el reclutador lo pase por alto, aún a pesar de que pudiera tratarse de la mejor opción posible.

Por tanto, para no llevarse sorpresas desagradables (de las que quizá nunca nos enteremos), el consejo siempre será tener actualizado el CV en todo momento, cuando tenemos empleo y cuando no.

Porque no cuesta tanto, la verdad: ¿qué trabajo nos lleva incorporar una nueva experiencia en una determinada empresa?, ¿o un nuevo curso que mejora nuestra formación?, ¿o una nueva competencia?. Probablemente sólo algunos minutos.

Hasta mañana.