miércoles, 21 de noviembre de 2012

Yo nunca cometo errores...

Nada más alejado de la realidad. Cometo errores. Muchos (bueno, algunos). Y sé que no será la última vez, de hecho espero cometer algunos más. El error se convierte en una oportunidad fundamental que no debemos dejar pasar de largo, sin haber haber sacado conclusiones de porqué se ha producido, y permitirnos aprender. ¿Porqué los errores son más importantes que los éxitos?



Porque ya desde pequeños nos han enseñado a no cometer errores. Nos han dicho: "el error es malo"; "debéis evitarlo por todos los medios necesarios"; "errar es un fracaso"..., Y nosotros por supuesto no podemos fracasar... si lo hacemos, seremos 'lapidados' públicamente y nos convertiremos en un ejemplo de lo que no debe hacerse... y para ello no debemos cometer un solo error.

En otras sociedades, esta creencia sobre el error es diametralmente opuesta a la nuestra. Es el caso de Estados Unidos donde el error se considera una oportunidad básica para el aprendizaje.

Porque ninguno de nosotros somos perfectos, porque nadie ha nacido sabiéndolo todo. Porque la vida mediante las experiencias de las que nos hace partícipes nos permite ir aprendiendo a cada paso que damos, mejorando y evolucionando. Porque sin error no existe aprendizaje.

Siempre he creído que la mejor oportunidad para aprender es equivocarnos, y no sólo eso, sino que aprendemos mucho más de nuestros fracasos que de nuestros éxitos. Porque en el terreno comercial existe una gran competencia: clientes, competidores, nuevos entrantes en el mercado, ...,  que hace que los éxitos sean efímeros y nunca permanentes en el tiempo. Por tanto, debemos estar dispuestos a cometer errores, porque de ellos aprenderemos, lo que nos permitirá tener mayores probabilidades para volver a alcanzar nuevamente el éxito.

Da la impresión de que cuando cometemos un error queremos negar la evidencia, darnos la vuelta y evitar el analizar qué es lo que hemos hecho incorrectamente. Nos resulta mucho más sencillo regodearnos con el éxito y mantenernos en nuestra área de seguridad, confiando en que el éxito se reproducirá automáticamente.

Al fallar, al equivocarnos, debemos aceptar el error como una realidad ante la cual tenemos que reaccionar y tratar de entender por qué ha sucedido, incorporando el aprendizaje en nuestro comportamiento para minimizar las probabilidades de que ello vuelva a suceder.

Y lo que siempre debemos evitar a cualquier costa, es tener miedo a volver a equivocarnos, miedo al error, porque ello nos paraliza, nos impide avanzar y, sobre todo, no nos deja probar cosas nuevas.

Y qué ocurre cuando una de las personas de nuestro equipo comete un error?. En primer lugar debemos hablar con esa persona: ¿por qué ha sucedido?, ¿ha sido un error consciente o no?, ¿podríamos haber hecho nosotros , como responsables, algo para evitarlo?, ¿qué debe suceder en el futuro para que no vuelva a repetirse?. Y por supuesto entregarle feedback constructivo, debemos hacerle ver y sentir que no castigamos el error, sino que tratamos de analizarlo para convertirlo en una oportunidad de aprendizaje.

Reflexión:

  • Como responsable de equipo, ¿qué actitud muestras cuando en tu equipo se comete un error?


3 comentarios:

Julián de las Heras dijo...

Los errores, son una experiencia y de todas las experiencias tenemos que aprender, es cierto que hay gente a la que le cuesta más que a otras, sin embargo todos terminamos aprendiendo y el que saca conclusiones erróneas se mete en otro berenjenal del que también debe aprender.

Personalmente cuando alguien de mi equipo comete un error. Me lo tomo como un error propio, y busco nuevas vías para atacar el problema de otra manera. A veces nos volvemos a equivocar y otras veces la situación nos ha enseñado una nueva lección.

Ya que es seguro que nos vamos a equivocar, equivoquemonos de otras maneras.

Por otro lado trato de evitar soluciones chapuceras. Ser debe premiar a aquellos que aporten soluciones creativas, estables y valientes.

¡Un abrazo y enhorabuena por el post!

Miguel Angel Riesgo dijo...

Muy interesante tu comentario Julián. Porque hablas de aprendizaje continuo, de que no importa tanto el error como su aprendizaje, ... y sobre todo, de una constancia en la acción. Gracias por tu comentario

Anónimo dijo...

Yo nunca me equivoco
Del error jamas se va aprender
Del exito se mantiene y se aprende antes de haberlo logrado.
No hagas nada sin saber como hacerlo.